¿Cuánto cuesta una cocina de calidad?

Esta es una pregunta imposible de responder con una cifra exacta.
De hecho, son muchos los factores a considerar que influyen en el precio de una cocina, como sus dimensiones, los materiales utilizados, los acabados y los accesorios.

Sin embargo, queremos ayudarte con algunas indicaciones prácticas y algunas referencias.

1. Establece tu presupuesto
2. Presta atención a las medidas de la cocina
3. Evalúa los materiales
4. Elige los electrodomésticos
5. Considera los accesorios
6. Evalúa los extras


1. Establece tu presupuesto
Es la labor (y el interés) de un vendedor competente encontrar la mejor solución a tus exigencias respetando tu presupuesto. Si lo dejas claro desde el principio, el vendedor aprovechará de la mejor manera el tiempo dedicado al estudio de tu proyecto.

2. Presta atención a las medidas de la cocina
Cuanto más grande es una cocina, más alto será el precio de esta. Dejando a un lado las dimensiones, debes considerar si hay aspectos que se salen fuera de lo estándar, como paredes no rectas, columnas o espacios particularmente pequeños. Por esto es importante tratar de saber cuántos elementos hacen falta (armarios de pared, armarios bajos, columnas, electrodomésticos, encimeras, islas o penínsulas) y las medidas disponibles para determinar si pueden ser cubiertas por las soluciones estándar o no. Teniendo las medidas del espacio –mejor incluso si se dispone de un plano–, será más fácil trabajar con el vendedor para fijar la configuración de tu cocina, la cantidad de elementos que contendrá y las posibles opciones ad hoc. Por lo general, a no ser que exista un plano llevado a cabo por un arquitecto, el vendedor realiza una inspección del espacio de la cocina.

3. Evalúa los materiales
El precio de una cocina depende mucho de la calidad de los materiales elegidos.
Materiales para las puertas: desde las melaminas –resistentes, fáciles de limpiar y ahora también muy bonitas– y los lacados hasta los materiales técnicos, como vidrio, estratificado y acero. Si queremos una cocina económica y de calidad, las puertas deben elegirse en melamina o polímerico, materiales que hoy en día tienen un resultado estético muy superior al del pasado.
Materiales para las encimeras: estas pueden influir significativamente en el precio si se eligen de mármol o de materiales técnicos, en comparación con las más económicas superficies laminadas.

4. Elige los electrodomésticos
Su precio puede influir de forma relevante en el presupuesto para amueblar la cocina en base al paquete creado. Seleccionar los electrodomésticos en la versión básica o de la misma marca en toda la cocina ayuda a mantener bajo control el precio total. Comprueba si hay ofertas disponibles, porque a menudo son interesantes, y reflexiona sobre el uso que harás de los electrodomésticos para determinar, más allá de los deseos o las tendencias, qué utilizarás realmente en la cocina.

5. Considera los accesorios
Iluminación interna de los compartimentos, bandejas extraíbles, equipamientos interiores de cajones y gavetas, y contenedores para los diferentes tipos de residuos son solo algunos de los accesorios que puedes incluir en tu cocina. Y entre unos y otros el precio final puede aumentar. Por eso, elige solo los que realmente vayas a necesitar. También puede serte de utilidad el consejo del vendedor.

6. Evalúa los extras
Un fabricante de cocinas de calidad permite adaptaciones de módulos hechos a medida y selecciona vendedores que garanticen una buena organización, la entrega de la cocina en la casa del cliente, un buen montaje y un servicio posventa riguroso. Para cada uno de estos servicios existe una política de suministros clara y fácil de explicar, que te será útil conocer antes de tomar una decisión: solicita información a tu vendedor.