Cocinas lineales

Entre todos los tipos de cocinas entre los cuales elegir, quien ama la sobriedad prefiere las cocinas lineales, o “en línea”. Se desarrollan en una sola pared o en dos paredes contrapuestas y entonces se denominan “cocinas lineales dobles” o “cocinas con elementos colocados uno tras otro”. Aunque proporcionen la posibilidad de decorar una sola pared, ofrecen distintas posibilidades de configuración, todas personalizables.

Tipos de cocinas lineales
Las ventajas de las cocinas lineales
Ergonomía y flujos de trabajo
Dimensiones mínimas
Recomendaciones prácticas

Tipos de cocinas lineales

Puede sorprender como, con una sola pared disponible para la cocina, haya muchas opciones entre las cuales elegir:

  • cocinas lineales verdaderas, desarrolladas en una sola pared, que puede ser larga o corta
  • cocinas lineales con encimera de snack final que por lo tanto amplían las potencialidades y al mismo tiempo animan la disposición de los elementos de decoración
  • cocinas lineales con mesa final para volver la solución compacta, provista de zona comedor
  • cocinas lineales dobles en las cuales el área de trabajo, del fregadero y la zona de cocción se arriman a una pared mientras que en la pared opuesta hay las columnas para la despensa, los hornos y la nevera
  • cocinas lineales con columnas separadas, que disponen de un espacio adicional con respecto a la parte en línea, generalmente destinado a la despensa

Las ventajas de las cocinas lineales

Frecuentemente, a quien ama el diseño minimalista y esencial le gustan mucho las cocinas lineales, que permiten elecciones sobrias y contemporáneas y al mismo tiempo orientadas a la funcionalidad. Pero cuando se decide decorar una cocina con una composición en línea existen también otras ventajas que hay que tener en cuenta.
Disfrutar de la mejor manera la única pared disponible para decorar la cocina, incluso con elecciones de diseño, jóvenes y modernas.
Resolver los espacios estrechos y largos, como las “cocinas pequeñas” de muchos apartamentos reestructurados, utilizadas para la preparación de los alimentos mientras que el consumo se realiza en la zona comedor, a menos que no se resuelva la función con una mesa de apoyo en la parte final de los muebles bajos en línea.
Crear una cocina lineal de dimensiones mínimas, o de al menos 300-360 cm para decorarse con la nevera, el fregadero de dos cubetas, el lavavajillas, la placa de cocción y el horno. Llegar por debajo de estas dimensiones implica una renuncia del espacio para la preparación o la búsqueda de soluciones alternativas, como las encimeras de trabajo escamoteables.
Decorar la zona de cocción existente en un amplio living o en una pequeña habitación, que debe realizar varias funciones, con muebles en línea perfecta para que una persona a solas se mueva cómodamente en la zona de fuegos.


Ergonomía y flujos de trabajo

La cocina lineal se ha pensado para ser utilizada por una sola persona a la vez porque permite desplazamientos en una sola trayectoria. Para volver los movimientos fluidos lo más posible, por lo tanto realizar los movimientos según las reglas de la ergonomía y de los flujos de trabajo ideales, es necesario considerar las acciones necesarias para cocinar y colocar los elementos de decoración en secuencia: primero la zona de lavado, luego la preparación, la cocción y por último el área destinada a la conservación. De esta forma la alineación y la concentración de las funciones permiten a una persona moverse de un modo rápido y eficiente. En cambio, la cocina lineal doble, simplifica los flujos de trabajo y los vuelve más circunscritos puesto que disfruta una porción de espacio menor gracias a los elementos colocados en las dos paredes contrapuestas.


Distancias mínimas

  • 100 cm de lugar son necesarios en caso de que frente a los muebles colocados en línea haya una pared. De esta forma será fácil abrir, llenar y vaciar también el lavavajillas.
  • 30 cm de lugar deben dejarse entre la placa de cocción y los costados de las columnas, si están colocados uno tras otro, para evitar sobrecalentamientos nocivos.
  • 120 cm de lugar permiten, en las cocinas lineales dobles, pasar y abrir las puertas entre los elementos colocados paralelamente en las dos paredes.

Recomendaciones prácticas

De todos modos la sobriedad de la cocina lineal necesita prestar atención a algunas recomendaciones útiles antes de elegir su configuración y pasar a la compra de los muebles.
Espacio en altura, de disfrutar totalmente para aumentar los elementos contenedores, con mayor razón si la pared disponible en la cocina para la decoración es también larga y angosta. Las cocinas modulares disponen de muebles colgantes de altura completa, con módulos sobrepuestos o muebles colgantes de altura aumentada.
Ampliar el ambiente visualmente si la cocina es pequeña, utilizando compartimientos abiertos, barras portautensilios, estanterías abiertas y vitrinas, útiles también en una habitación estrecha y larga, en la cual pueden encontrar lugar también boiseries y baldas.
Iluminar las habitaciones amplias con una cocina lineal de grandes dimensiones por medio de distintos puntos de luz ya que una sola lámpara de techo, aunque potente, sería limitada.
Calcular los volúmenes, en particular de puertas, ventanas y radiadores y las distancias mínimas que hay que respetar entre las paredes y los elementos, para que sea posible abrir puertas y gavetas y moverse en libertad.