Fregaderos de cocina

La elección del fregadero de la cocina y de su posición es determinante para la funcionalidad y la organización del trabajo, o de los desplazamientos cómodos y bien organizados. Por lo tanto es importante reflexionar sobre como la cocina será utilizada. ¿Quien la utiliza ama cocinar o se limita a calentar comidas y hacer café? ¿Habrá el soporte del lavavajillas o se necesitan dos cubetas grandes para lavar los platos sucios? Luego, hay que considerar los aspectos estéticos puesto que el fregadero debe integrarse perfectamente en la decoración de la cocina y combinarse con los electrodomésticos.

Características de los fregaderos
Cubetas
Formas de los fregaderos
Dimensiones
Accesorios para fregaderos
Grifos
Instalación de los fregaderos
Sobre encimera
Bajo encimera
A ras de la encimera
Posicionamiento de los fregaderos
Materiales para fregaderos

Características de los fregaderos

Cubetas. Los fregaderos de la cocina pueden tener una cubeta, dos cubetas de las mismas dimensiones o de distintas dimensiones, con o sin plano inclinado escurreplatos, o con una cubeta con plano inclinado escurreplatos, solución cómoda cuando el lavado se realiza la mayoría de las veces con el lavavajillas.
Formas de los fregaderos. Las formas varían entre fregaderos rectangulares, cuadrados y redondos, de líneas elegantes o redondeadas, con distintas profundidades.
Dimensiones. Las dimensiones de las cubetas estándares son de 40×37 cm, si se aplican una o dos cubetas, pero hay también unas más anchas; las más amplias alcanzan los 80 cm. Mientras más altas son las cubetas más son capaces, ocultan a la vista las vajillas sucias cuando se cocina y permiten lavar sin salpicaduras.
Accesorios para fregaderos. El fregadero, en su sobriedad, puede equiparse con numerosos accesorios. Desde los escurreplatos de apoyo o de pared, los coladores, las cestas hasta las tablas de cortar de las mismas dimensiones que la de la cubeta, para empotrarlos y utilizarlos en seguridad total. Luego tenemos el más deseado y cómodo de todos: el triturador de basura para eliminar los residuos de comida.
Grifos. Los grifos en la cocina son por la mayoría de acero, de acabado a elección cromado, satinado, latón, cobre, o de materiales compuestos como el fragranite. Si se colocan debajo de una ventana, que también se abre totalmente, es mejor elegir los modelos escamoteables en la encimera. Luego los grifos pueden equiparse con el dosificador de jabón incorporado y la ducha extraíble, cómoda cuando el fregadero es de grandes dimensiones y generalmente para lavar bien fruta y verdura.

Instalación de los fregaderos

Sobre encimera. Es la solución más habitual, cuando el bloque con las cubetas es apoyado y sellado sobre la encimera.

A ras de la encimera. Solución muy elegante permitida por las cubetas de acero, de Corian® o de materiales compuestos como el fragranite, que pueden empotrarse en la encimera para crear una cosa sola refinada entre la encimera de trabajo y el fregadero.

Bajo encimera. Es la elección que proporciona un efecto armonioso para la vista, con el mismo material que hay también en las cubetas, utilizada por ejemplo para las encimeras de piedra combinadas con los fregaderos de piedra, o que, por el contrario, juega con el contraste entre materiales naturales para la encimera y materiales técnicos para las cubetas.

Posicionamiento de los fregaderos

¿Dónde están los desagües? Esta es la razón por la cual el fregadero debe posicionarse sobre el tubo de desagüe, por lo tanto quien está en fase de construcción o restructuración de la casa tiene más libertad de elección y puede elegir también el fregadero en la isla o en la península, a diferencia de quien entra en una casa ya terminada.
¿Cuál es la organización de trabajo? El fregadero debería estar cerca de la nevera porque cuando decidimos su posición deberíamos facilitar una actividad lógica y eficiente que sigue el proceso natural de preparación de la comida: cogemos los alimentos, pasamos a limpiarlos, a prepararlos sobre la encimera de trabajo y finalmente a la placa de cocción.
Fregadero angular. A veces es necesaria, pero la solución con el fregadero angular es delicada puesto que necesita una unión más entre encimera y respaldo, que desliza precisamente a 45° hacia el fregadero, con mayores posibilidades de infiltraciones de agua.
Distancia del fregadero desde las columnas. Cuando las columnas están cerca del fregadero se recomienda considerar una distancia mínima de 30 cm para evitar salpicaduras de agua y garantizar su mayor duración.
Utilizar los respaldos. Cerca del fregadero es mejor predisponer un respaldo, que puede tener distintas alturas, con el objeto de facilitar una mayor duración de los muebles y de la pared de atrás.

Materiales para fregaderos

Para los fregaderos en la cocina es posible elegir entre una amplia gama de propuestas variables por formas y número de cubetas, además de con o sin plano inclinado escurreplatos. Los materiales abarcan los clásicos acero y fragranite y los más tecnológicos. Además es posible pedir la realización, a partir de un dibujo específico, de un bloque de piedra con fregadero integrado.

Acero inoxidable. Muy higiénico, inatacable por las manchas, más sensible a los arañazos, efecto marcado a quien le gusta en la versión vintage. Las cubetas del fregadero son soldables en la encimera sin signos de unión para una perfecta estética minimalista.
Peltrox®. A las características del acero inoxidable, se une el calor y la estética del peltre, que permanecen estables en el tiempo y un precio mucho más ventajoso. En su caso, posibles arañazos se notan menos con respecto al acero inoxidable
Material compuesto. Es una familia de materiales compuestos por partículas de piedras duras ensambladas, resistentes a las manchas, arañazos, golpes y calor, higiénicos, inalterables en el tiempo, de colores naturales o en los modernos blanco, negro o grafito. Dan un toque matérico y cálido a la cocina, junto con tanta funcionalidad. Entre los nombres conocidos: Fragranite®, Silgranit®, Cristalite®, Cristadur®.
Mármol o piedra. Son materiales naturales y nobles, con grupos de precio muy diferentes, resistentes a los arañazos y al calor, capaces de dar un toque de cálida autenticidad a cualquier cocina. Se combinan, por contraste, con líneas y formas contemporáneas.
Corian®. Es resistente, reparable en caso de arañazos, higiénico, atóxico, compacto, brillante y cálido al tacto. Las losas de Corian® soldables entre sí sin ningún signo visible. Además del clásico blanco puede elegirse en muchos otros colores.
Cerámica. Higiénica, resistente a los golpes y a los arañazos además que a las bajas temperaturas, fácil de limpiar y duradera, puede elegirse en blanco y en otros colores para un fregadero perfectamente combinado con la decoración de la cocina.