Iluminación

Parece raro, pero no se le da mucha importancia a la elección de la iluminación en la cocina. En realidad la misma contribuye activamente tanto a la estética, valorizándola y destacándola, como a la funcionalidad del ambiente ya que quien no ve bien, no logra cocinar de la mejor manera. Además, están disponibles luces muy diferentes, capaces de satisfacer los estilos, las exigencias y las distintas demandas económicas.

Tipos de iluminación
Recomendaciones para la iluminación

Tipos de iluminación

Luz natural. La primera fuente que hay que considerar es la luz natural, incomparable. Las ventanas en la cocina son esenciales para iluminar el ambiente, además de permitir una ventilación salubre de la habitación. Permiten trabajar mejor cuando están colocadas encima de la encimera de trabajo o al menos frontalmente, pensemos en las configuraciones de isla o península. En estos casos, prestar atención a una fácil apertura de la ventana al mismo tiempo que se utiliza la encimera de trabajo, sobre todo si el fregadero está cerca: controlar siempre si el grifo es de estorbo y, si así fuera, montarlo escamoteable.
Luz artificial. Para evitar las zonas de sombra y suplir la falta de luz natural, hay varias opciones: las lámparas y los focos orientables, las lámparas de suspensión, cómodas sobre la península o la isla, la iluminación debajo del mueble colgante con los clásicos neones o con las tiras de LED que consuman poco y son duraderas en una perspectiva de ahorro energético. Y además: las luces empotradas en la parte inferior de los estantes, las barras portautensilios iluminadas, la iluminación interior para los distintos tipos de muebles.

Recomendaciones para la iluminación

Iluminación de las zonas de la cocina. Prever luces de fuerte intensidad para la zona del fregadero, de la placa de cocción y de la encimera de trabajo. Utilizar una luz que baja de arriba destinada a la mesa. Iluminar de un modo adecuado la isla y la península.
Focos empotrados. Crear unos falsos techos para alojar focos empotrados útiles para iluminar zonas circunscritas.
Regulación de la iluminación. Instalar un sistema de regulación de la intensidad de la luz para crear atmósferas diferentes en los distintos momentos del día y como solución de ahorro energético.
Iluminación interior de los muebles. Iluminar los interiores de los muebles para ayudar la vista, en algunos casos también el trabajo, como en las columnas con encimera extraíble.