Lacado

Las cocinas de lacado brillante dan luminosidad al entorno; el lacado opaco y super matt destacan por su elegancia y combinan muy bien con elementos en madera, mientras que el lacado efecto metal sigue las tendencias más actuales.

¿Qué es el lacado?
Tipos de lacado
Características de las puertas lacadas
Cómo limpiar una cocina lacada

¿Qué es el lacado?

El lacado es un tablero de fibras de madera de densidad media (MDF) completamente pintado con pintura de poliéster y con un acabado superficial de poliuretano, con un resultado cubriente y homogéneo.

Tipos de lacado

  • Lacado brillante: es cepillado para que refleje la luz como un espejo y dé luminosidad al ambiente
  • Lacado opaco: es un acabado no brillante, de elegancia intemporal, a menudo utilizado para crear movimiento con contrastes visuales en cocinas de madera
  • Lacado super matt: es una pintura particularmente opaca, con una mano superficial que la hace aterciopelada al tacto
  • Lacado efecto metal: el lacado superficial, que contiene partículas de metal, se graba a mano y luego se protege con una capa de barniz transparente hasta obtener un efecto metal, muy de moda en el sector del mueble; Doimo Cucine, por ejemplo, propone el lacado efecto metal iridio, latón, cobre y titanio

Características de las puertas lacadas

En el mundo del mobiliario de cocina, el lacado se usa sobre todo para las puertas, las repisas y los paneles. El acabado lacado:

  • es resistente a las manchas siempre y cuando se traten rápido
  • está disponible en numerosos colores
  • está sujeto a variaciones de color si está demasiado expuesto a la luz solar directa
  • puede perder brillo en el caso del lacado brillante o metálico o, por el contrario, puede adquirir brillo en el caso del lacado opaco y super matt si se frota durante la limpieza
  • se aplica sobre tableros sin tratar con una emisión mínima de formaldehído (clase E1, UNI EN 13986/2005)

Cómo limpiar una cocina lacada

Las puertas lacadas se limpian con un paño húmedo y suave, y se aclaran y secan con cuidado. Elimine las cercos rápidamente para que no penetren en las capas de laca, pues de ser así podrían quedar manchas permanentes. Solo en el lacado brillante las manchas se pueden tratar también con un paño y un producto para la limpieza del vidrio o un jabón neutro; en cualquier caso, siempre es aconsejable probar los productos en el interior de la puerta antes de limpiar la parte externa. Si el lacado se usa en superficies horizontales, como en el caso de las repisas, utilice un salvamantel para apoyar objetos calientes.

Evite el uso de:

  • esponjas abrasivas
  • estropajos metálicos
  • productos abrasivos
  • detergente en polvo
  • acetona
  • tricloroetileno
  • amoniaco
  • alcohol o productos a base de alcohol