Muebles bajos

Los muebles bajos son los muebles sobre los cuales se apoya la encimera de trabajo, el corazón operativo de una cocina. Constituidos por un armazón, patas o zócalos, puertas y estantes o cajones y gavetas, están provistos de encimera. Los de Doimo Cucine tienen el armazón de madera revestida muy resistente, de 1,8 cm de espesor como la mayoría de los modelos disponibles en el mercado. Las encimeras de trabajo y las puertas pueden estar realizadas en varios materiales, para satisfacer estilos y exigencias técnicas personales, facilitados también por la decisión de Doimo Cucine de proponer el armazón en tres colores neutros, bianco, grigio sabbia y antracite.

Muebles bajos estándares
Muebles bajos de suelo
Muebles bajos suspendidos
Muebles bajos especiales
Muebles bajos para apoyar la placa de cocción
Muebles bajos debajo del fregadero
Muebles bajos para horno
Muebles bajos para electrodomésticos empotrados
Muebles bajos de profundidad reducida
Muebles bajos angulares

Muebles bajos estándares

Muebles bajos de suelo. Son los clásicos muebles provistos de patas y zócalo apoyados en el suelo y en Doimo Cucine son entre los 78 y 81 cm de alto, según el sistema de apertura utilizado. Es posible aumentar sus dimensiones, para facilitar su utilización por parte de personas de alta estatura, ajustando la altura de los zócalos, del armazón y de la encimera.
Muebles colgantes. Son los muebles que cuelgan de una pared rigurosamente portante, cómodos para la limpieza y para las personas muy altas. Están disponibles en tamaño normal, para Doimo Cucine significa de 60 cm de alto con tirador y 63 con gola, o reducido, 39 cm con tirador y 40,5 cm con gola. Los ganchos para fijar el mueble bajo en la pared son siempre ensayados para soportar vajillas también porque los electrodomésticos como lavavajillas, nevera y lavadora tienen dimensiones mayores o, igual que en el caso del horno, encuentran una mejor colocación en las columnas en donde son más fáciles de utilizar.

Los muebles bajos, suspendidos o de suelo, usualmente son de 60 cm de profundidad aproximadamente con la puerta, con un espacio interior utilizable de 50 cm aproximadamente. Hace falta recordar que algunos centímetros, en la parte trasera, deben destinarse al vacío sanitario para mantener el ambiente más saludable y hacer durar más los muebles. Allí encuentran su lugar también los ganchos.

Muebles bajos especiales

Antes de todo los muebles bajos en la cocina sirven para contener alimentos y vajilla, estas últimas también de forma muy ordenada, gracias al equipamiento interior de cajones y gavetas y muy cómodo, cuando están equipados con iluminación interior. Hay también configuraciones especiales, indicadas a continuación.

Muebles bajos para instalar la placa de cocción, sin la parte superior del armazón para instalar la placa de cocción y sin la parte trasera, reemplazada por barras transversales de metal que dan estabilidad y espacio para el paso de las conexiones de las instalaciones.
Muebles bajos debajo del fregadero, siempre con puerta batiente, agujero superior para alojar las cubetas y fondo revestido de aluminio para facilitar la higiene y la limpieza y aumentar la resistencia al agua; el revestimiento puede pedirse también para los costados.
Muebles bajos para horno, de estética muy variable (con la posibilidad de aplicar cajones debajo del horno o frontales), todos sin la trasera, reemplazada por barras transversales de metal que dan estabilidad y espacio para el paso de las conexiones de las instalaciones.
Muebles bajos para electrodomésticos empotrados como lavavajillas, lavadora, horno o nevera debajo de la encimera de pequeñas dimensiones.
Muebles bajos de profundidad reducida (35 cm aprox.), útiles cuando se desea crear, en las cocinas con composiciones de isla o península, una doble hilera de muebles bajos para disfrutar de ambos lados de la configuración.
Muebles bajos angulares, disponibles en numerosas variantes para ajustarse a las distintas equinas, abribles con una o dos puertas, según las exigencias y con equipamiento interior adecuado y extraíble.